Dentro del desarrollo minero, tanto de nuevos yacimientos, como de expansiones mineras, se requiere perforar una cantidad importante de sondeos diamantinos para la recuperación    de testigos, con el propósito de evaluar geológica y geotécnicamente el macizo rocoso.

Generalmente dentro de estas campañas, el objetivo primordial es determinar los recursos mineros disponibles, que serán finalmente el objetivo del diseño minero.   Posteriormente se adicionan en forma más selectiva sondajes geotécnicos, destinados a reconocer los sectores no mineralizados, que se encuentran en el entorno del yacimiento, y que corresponderán a las rocas que conformarán los taludes mineros, o las rocas de caja de caserones o hundimientos mineros.

Con el propósito de aprovechar al máximo esta gran cantidad de sondeos, y considerando un pequeño lapso de tiempo para el mapeo de ellos, GeoBlast ha desarrollado una rigurosa metodología de levantamiento geotécnico de sondajes, la cual va de la mano con la caracterización geológica de los testigos recuperados del sondeo.